Skip links

#2 GUÍA TÉCNICA – EL CLIMA

El clima

Una pieza clave

Encontramos la trufa negra (Tuber melanosporum) originalmente en zonas de clima mediterráneo (Francia, España e Italia), aunque en los últimos 20 años su cultivo se ha extendido a otras zonas fuera de Europa. Hay plantaciones en Australia, Nueva Zelanda, Chile, Argentina, Estados Unidos, Marruecos y en otros países donde no estaba la trufa negra de forma silvestre.

 

A pesar de esta realidad es aconsejable tener en cuenta el factor climático. Climas extremos, ya sea tanto por frío o calor importante o por pluviometrías escasas o con repartición irregular no son aconsejables. Hay gente que confunde el clima sólo con las precipitaciones de la zona y creen que sólo aportando agua ya es suficiente. Esto es un error ya que las temperaturas, tanto del aire como del suelo, pueden condicionar el éxito de una plantación de Tuber melanosporum, a parte de la pluviometría y los riegos.

 

Una vez sepamos que estamos dentro de las adecuadas condiciones climáticas es, a nuestro entender, imprescindible disponer del agua suficiente para poder garantizar las necesidades hídricas del cultivo. No se nos olvide que la trufa es un hongo y que si no llueve en su momento, o regamos, no habrá producción.
Aconsejamos tener un diagrama ombrotérmico del sitio, o de las proximidades para ver tanto la repartición de la pluviometría como de las temperaturas a lo largo del año.

ESPAÑA Y FRANCIA

Diagramas Ombrotérmicos

Estos son los datos obtenidos en diferentes zonas truferas de España y Francia del año 2019.
[rev_slider alias=»graficas_clima»]
#1 GUÍA TÉCNICA – SUELO

¿Tengo el suelo adecuado?

Conozca cuáles son los parámetros a analizar y los rangos aproximados más adecuados para su cultivo. Aconsejamos que los análisis se realicen en un laboratorio certificado y que trabaje correctamente ya que en caso contrario los resultados nos dirán poco, o nada, sobre lo que queremos evaluar.

MÁS INFORMACIÓN
#3 GUÍA TÉCNICA – CUIDADOS

Preparación y cuidado
del terreno

Hay que tener claro que la truficultura es un cultivo agrícola, así lo cataloga la C.E.E., en el que utilizamos especies forestales, normalmente encinas y robles, pero que hay que trabajar el suelo, podar y regar fundamentalmente.

MÁS INFORMACIÓN